La próxima generación

Tengo dos alumnos adolescentes.  Con ellos lo que hago es repaso y aclaración de los temas que no quedan claros en clase. Me gusta hacerles preguntas sobre sus institutos, cómo son las clases, cómo les va a sus compañeros, ellos son, por así decirlo, mi termómetro de la sociedad.

Uno de ellos es una chica preciosa, de 15 años, de aspecto un poco desaliñado, pero se toma sus estudios muy enserio. Ella es para mí un recordatorio de que esa generación, la que me pisa los talones, saldrá de la universidad muy bien preparada. A nivel de idiomas, que es lo que más me interesa, ella a los 18 hablará alemán (lengua materna), inglés, francés y español (nivel B1-B2).  Lo que para ella es normal, para mí es una hazaña que conseguí a los… 33 años!!!  Que privilegio tan grande tienen ellos, y que responsabilidad al mismo tiempo.  Esto me ha dejado pensando que la educación no sólo es conocimientos aleatorios, sino tiempo.  Cuanto antes aprendas algo, más tiempo tienes para otras cosas, como adquirir experiencia. Comparada con mis padres, yo he conseguido más que ellos en menos tiempo, pero comparado con la próxima generación, y como dice el dicho, me va a llevar el río si no me actualizo.

El otro, es un chico muy dulce, en realidad lo único que he tenido que hacer con él es ayudarle a sentirse seguro de sí mismo.  Es verdad que tiene problemas de base, ha estado construyendo sobre una base defectuosa, y el precio ha sido la frustración. Pero más que repasar gramática, le he dejado expresar su frustración.  Una vez fuera esa frustración acumulada, su mente está lista para re aprender.  Sólo necesitaba tiempo (tiempo que a veces en las escuelas públicas no hay, porque el currículo es muy ambicioso) y un par de ejercicios tontos que le hicieran reír, y listo, ya puede disfrutar del verano.  Ambos chicos son hijos únicos, de familias de clase media.  Tienen todos los recursos a su disposición, viven en una sociedad privilegiada, pero también tienen sobre sus hombros una pesada carga de expectativas que no sé si están emocionalmente preparados para llevar.

Según mis termómetros, la próxima generación estará increíblemente preparada, pero algo insegura de sí misma.  Quizás un poco estresada, necesitarán alguien que les vuelva hacer reír.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s