“Con tal que acabe mi carrera con gozo…” No sé cómo terminaré mi carrera, espero que no se diga de mí que soy una viejita amargada, a la que bautizaron en jugo de limón cuando era niña. Espero no ser una viejita criticona, como si en toda mi vida la sabiduría nunca se hubiera apartado de mí. Espero que mis cuidadores no sientan pesar de tener que verme y escucharme. Si dijeran de mí: “es una viejita bien linda” yo ya me doy por satisfecha, pero acabar con gozo, eso es otro nivel.

“Con tal que acabe mi carrera con gozo y el ministerio que recibí del Señor Jesús.” ¿Como no perder la esperanza cuando en este mundo reina el maligno (y nuestra insensatez)? “El gozo del Señor es mi fortaleza”.

Gozo y no temor. Gozo y no (mucho) las normales quejas de quien camina hacia la salida de su existencia. Gozo y curiosidad, deseo de seguir aprendiendo aunque mi cerebro esté duro como una piedra. Gozo y saber cuando callar y escuchar, requisito indispensable para aprender. Gozo y no juicio, porque nadie me ha contratado como fiscal del reino de los cielos. Gozo y paz, paciencia, benignidad, bondad, fé, mansedumbre y templanza. Siempre he sido ambiciosa. Espero no perder eso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s