Pero si tienes hambre, come, esto es el desierto, nadie lo sabrá.

Ayer “tropecé”con una serie de estudios sobre Israel en la época de Jesús, Following the Messiah (disponible en Rightnow Media). En el tercer capítulo, los presentadores viajan al desierto de Judea (oeste de En Gadi) después de ir a un par de lugares en el norte del río Jordán especulando sobre dónde Jesús pudo haber sido bautizado. (Sí, especulando, ya se sabe que la arqueología y en especial la bíblica no es una ciencia exacta)

El bautismo de Jesús fue una especie de puesta de largo. La Trinidad coincide en la tierra por un breve instante. ¿Quién necesita cartas de recomendación después de algo así? Eso es empezar tu carrera/ministerio con un ¡bang! Aunque la Trinidad pudo haber elegido un lugar con más glamour… sería parte del propósito. Después de semejante validación divina yo hubiera ido directamente a Jerusalén, hubiera entrado en la casa del sumo sacerdote y le hubiera dicho: “querido, te acabas de perder la epifanía de tu vida, pero como nunca estás donde debes estar… solo vine a decirte que quedas relegado de tu puesto con suspensión de salario hasta nueva orden. ¡¡Tschüssy/bye/sayonara!!”. Pero el Mesías estaba enfocado al 100 % en su papel de Cordero en lugar de afirmar su posición en la sociedad. Sería parte del propósito.

El desierto. La mayoría de occidentales imaginan el desierto como el Sáhara, un interminable mar de dunas. Pero el desierto de Judea es más como Andalucía, en realidad tengo en mente Almería. Montañas, rocas y polvo, tal vez cabras y algún matorral que no llega ni a las rodillas. “Convierte estas piedras es pan” dijo Satanás. Con la glucosa baja, deshidratado, muerto de frío por las noches, calcinado durante el día y sin nadie con quien hablar, la idea de comer era más que apetecible. Pero lo que Satanás en realidad sugiere es: 1. Sufres porque quieres, porque tienes el poder para no estar en esta situación. 2. Es sólo pan. ¿Qué hay de malo en comer pan? No es nada inmundo, solo es pan. 3. Comer no es un acto inmoral, es una necesidad básica. No es como ir de vacaciones, si no te vas de vacaciones no pasa nada, pero si no comes… además los humanos no necesitan a un Mesías muerto. 4. Estás en el desierto, nadie te está viendo. Nadie lo sabrá. La necesidad física de Jesús en ese momento es obvia, y Satanás decide empezar por allí, porque ya se sabe, la carne es débil. ¡ah! ¡Pero eso sí! Lo que se hubiera deleitado el acusador en recordarle al Padre el que Cordero que pretendía sacrificar no era perfecto y que su sacrificio sería inútil.

Satanás tienta desde su egoísmo, desde su desde de destrozar el plan de salvación. Lo que él quiere es ganar. Jesús antepone sus necesidades incluso las físicas, porque tiene un propósito claro: presentarse como el Cordero sin mancha para salvar a tantos como sea posible, aunque eso implique pasar un poco de hambre. El ya ganó de acuerdo a su propósito

Nadie tiene por qué saberlo, es para suplir una necesidad básica. El mundo sólo ve lo que se ve a través de mi webcam, total, no hago daño a nadie… “y tu Padre que ve en lo secreto, te recompensará en público.”

Tanto alboroto por un simple tamal…

Una de las cosas que no sabes cuando emigras es que tendrás que enfrentarte a tus propios miedos y complejos. Una de las frases que más me he repetido a mí misma en éstos últimos 6 años es: “no sabía que podía hacer esto” o su variante “nunca pensé que fuera capaz de hacer lo otro”.

Y es que cuando emigras y empiezas desde cero lo pierdes todo. Pierdes estatus y conexiones. Eres como un niño que tiene que aprender todo otra vez, cosas como que las botas de invierno deben tener suela gruesa, o que los abrigos mucho mejor si tienen capucha. Aprendes a vestirte, a comer, a comprar, a abrazar o a no abrazar, a hablar, a callar…y también pierdes lo que yo llamo “pertenencia”. La pertenencia es ese tejido social que nos dice quienes somos, qué lugar ocupamos y a qué podemos aspirar. La gente no sabe qué esperar de ti, algunos esperan a un semi salvaje con taparrabos, otros, en el mejor de los casos, no esperan nada.

Desde mi punto de vista esto es perfecto. Es la oportunidad perfecta para convertirme en embajadora de los guatemaltecos/latinos que vendrán después. Quiero que el recuerdo que tengan de mí mis jefes, colegas y alumnos sea tan bueno, que si en el futuro conocen a otro guatemalteco le den una oportunidad como me la dieron a mí. Quiero que piensen “una vez conocí a una guatemalteca. Los guatemaltecos son buena gente, trabajadores, profesionales y bien preparados”. Tengo la oportunidad de dejar una buena primera impresión, espero que hacerlo bien. (Eso es para mí ser una buena guatemalteca/latina, mi acento mezclado es sólo una anécdota, la prueba tangible de mi hoja de ruta).

¿Y los tamales? De alguna forma he recibido de mi cultura el input de que… las actividades domésticas no son lo mío, especialmente la cocina. Hacer cuchitos, rellenitos o mole es la prueba de que puedo hacer más de lo que mi gente cree que puedo hacer. Esto es algo que nunca hubiera hecho en Guatemala, para qué cocinar si lo puedo comprar, pero la filosofía alemana es totalmente opuesta, ¿por qué lo compras si lo puedes hacer tú misma? Y ahí está el detalle jóvenes, siempre he creído que no podía. Pero vivir en el extranjero me ha demostrado que no soy únicamente lo que mi cultura dice que soy. Si los nativos cara pálida pueden, yo también puedo, y sin pertenecer al 100 % a esta sociedad. ¿Mi superpoder? Soy emigrante.